Sociedad y Contrabando

Humanismo y Ciencia

Resumen


 La decisión de la Corona Española, de restringir la llegada de los galeones desde España y otros puertos, condenó a la ciudad de Santa Marta y su provincia a la práctica perse del contrabando. Este tipo de economía se desarrolló con más vigor, cuando los españoles establecieron el monopolio comercial y la “Casa de la Contratación” se instaló en Cartagena de Indias. El territorio samario fue inducido, desde los siglos XVII y XVIII, a desarrollar la actividad de contrabandear, los peninsulares lo practicaron y esa práctica permeo a todos los sectores del cuerpo social de Santa Marta. La actividad comercial ilegal, reinó, no sólo entre los ciudadanos, sino que las autoridades civiles y eclesiásticas se vieron en vueltas en comportamientos impropios de sus cargos, terminaron acusándose mutuamente de contrabandistas o por no actuar para frenar tal práctica. Para ilustrar este hecho político/económico, el artículo muestra un caso concreto, el enfrentamiento de dichas autoridades a mediados de la segunda década del siglo XVIII. Lo cierto, es que, a pesar de todas las medidas orientadas desde Madrid por la Monarquía Borbónica, encabeza de Felipe Quinto, desde el inicio del siglo XVIII y ejecutadas por las diferentes autoridades civiles y militares, la práctica del contrabando no se pudo frenar, tanto que al final del siglo XVIII y comienzos de la nueva centuria, seguía intacta.


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.